dieta-macrobiotica-1280x854

La dieta macrobiótica y sus beneficios para la salud

Compartir

Este régimen divide los alimentos en ?yang?, si su energía es caliente, y ?yin?, cuando su energía es fría y debilitante. Introduce las algas marinas en la dieta y recupera de nuevo los cereales como parte de la alimentación.


SALUD. Semillas, granos, verduras todo combinado en un perfecto equilibrio. El equilibrio natural y sano. Estos son algunos de los ingredientes con los que cuenta una comida macrobiótica. La dieta macrobiótica nació en el Japón gracias a George Oshawa y se basa en la búsqueda del equilibrio físico y emocional a través de la nutrición. Pero, ¿en qué consiste la dieta macrobiótica? La dieta macrobiótica divide los alimentos en alimentos “yang” si su energía es caliente, tonificante y contractiva como los cereales, legumbres, pescado, carne, la sal y verduras de raíz. Luego están los alimentos “yin”: cuando su energía es fría, dispersante y debilitante como el azúcar, la miel, los lácteos (leche, quesos y yogures) las frutas (sobre todo las tropicales como banana, mango, kiwi, papaya y ananá), verduras como las papas, berenjena, tomate, remolacha y el alcohol.

Ventajas

La dieta macrobiótica elimina de la dieta todos los productos refinados como el azúcar blanco, el pan blanco, los embutidos, la carne, los dulces industriales, las bebidas alcohólicas y las bebidas industriales.
Introduce las algas marinas en la dieta, no como algo puntual y exótico sino como parte del menú diario.
La dieta macrobiótica recupera de nuevo los cereales como parte de la dieta y sobre todo introduce el concepto de que deben de ser integrales y cultivados sin pesticidas.
Adecua la dieta a cada persona según su constitución física, el país donde vive y la estación del año.
Une a la dieta remedios naturales y terapias como el “shiatsu”, con lo cual empieza por la dieta pero acaba metido de lleno en el mundo de la medicina natural.
La dieta macrobiótica busca el equilibrio emocional y espiritual. La dieta es un poco la excusa para hacerte consciente de que se necesita equilibrar todos los niveles para vivir felices. La macrobiótica tiene muchas ventajas, pero cuidado con las desventajas. Es de las dietas donde es más importante asesorarnos al máximo por alguien de absoluta confianza, evitar los fanatismos (a menudo se cae en la competición de a ver quién es más purista) y sobre todo hacer de vez en cuando algún análisis para ver los niveles de hierro y B12.

dieta macrobiotica

Nexo con el vegetarianismo

La dieta macrobiótica es una forma extrema del vegetarianismo combinada con ideas derivadas de la filosofía Zen budista que ha encontrado gran aceptación entre los creyentes en la alimentación natural y los alimentos biológicos, así como entre muchos descontentos con el orden social establecido y la moderna industria alimentaria. Sus partidarios atraviesan diez niveles de restricción dietética hasta que se alimentan solo de cereales.

Equilibrio

Cabe destacar que hay quienes dicen que esta dieta es prohibitiva y puede llevar a sus seguidores a padecer desnutrición, pero en realidad permite comer todos los alimentos, la clave está en elegir los de mejor calidad equilibrando las cantidades.
El sistema macrobiótico consiste en una serie de diez dietas que se numeran de -3 a +7. Las cinco primeras (-3 a +2) incluyen cantidades decrecientes de alimentos de origen animal, son prácticamente dietas vegetarianas. Las restantes son vegetarianas y contienen cantidades crecientes de granos de trigo hasta llegar a la dieta 7 que se compone exclusivamente de granos de cereales triturados.

Algunos ejemplos

* Desayuno
Una infusión de té de tres años (un té muy suave sin teína) con una crema de mijo o de arroz con un poco de sésamo por encima. También se pueden cocinar con canela y pasas.
* Almuerzo
Sopa de miso que es una sopa de verduras con algas y un condimento salado de soja.
Un plato combinado donde suele haber arroz integral hervido con un trozo de alga kombu y otra parte de proteína vegetal (legumbres y tofu).
Como postre se puede tomar un poco de compota de manzana o trigo con gelatina de fruta hecha con alga agar-agar.