unnamed (8)

Primer trasplante reno-pancreático en el Hospital Córdoba

Compartir

SALUD. Es el primer procedimiento de este tipo que se concreta en el sistema público provincial. El paciente intervenido -de 32 años y con diagnóstico de diabetes tipo I- fue dado de alta a los 10 días de la cirugía.


El pasado 28 de agosto se realizó el primer trasplante reno-pancreático en el sistema público provincial. La intervención tuvo lugar en el Hospital Córdoba, y fue realizada a un hombre de 32 años con diagnóstico de diabetes tipo I y en plan de diálisis tres veces por semana. Son solo dos los centros públicos del interior del país que ofrecen este tipo de procedimientos.

“Desde Ecodaic (Ente Coordinador de Ablación e Implante de Córdoba) nos avisaron que había un donante en el Hospital de Urgencias, que reunía las características antropométricas, de grupo sanguíneo y compatibilidad con el paciente, y decidimos aceptar y realizar el procedimiento”, sostuvo Carlos Valenzuela, especialista en trasplante de hígado y páncreas, profesional encargado de coordinar el equipo.

Actualmente el Hospital Córdoba es un referente en el interior del país en trasplantes cardíacos, pulmonares, de hígado, páncreas y riñón. “Comenzamos con trasplantes renales, pero hoy podemos ofrecer a la población de todo el país la posibilidad de efectuar estos trasplantes”, afirmó Pablo Novoa, Jefe del Área de Nefrología del hospital. Esto -sostuvo- va a ampliar aún más el espectro y permitirá efectuar en el hospital prácticamente todos los trasplantes que se hacen en el mundo.

Moisés Azize, director del hospital, explicó que este tipo de trasplante está indicado en aquellas personas con diabetes, insulino-dependientes, que han desarrollado enfermedad renal crónica y están en diálisis o cuyo ingreso a diálisis es inminente. “Es un único procedimiento gracias al cual las personas dejan la terapia dialítica y no requieren más insulina. El trasplante simultáneo de riñón y páncreas puede mejorar significativamente tanto la calidad de vida como la supervivencia de los pacientes”, afirmó.

Sobre el procedimiento

El caso abordado fue el de un hombre de 32 años con diagnóstico de diabetes tipo I y en plan de diálisis trisemanal. Fue evaluado y puesto en lista de espera a fines del 2017, como posible candidato a ser trasplantado de riñón y páncreas.

La ablación se hizo a las 12 de la noche, y a las 3 de la mañana comenzó la cirugía de banco -preparación del páncreas para ser implantado- en el Hospital Córdoba, procedimiento que lleva entre 2 y 3 horas. Posteriormente, se concretó el implante en el receptor.

“Por lo general, el páncreas se une a los vasos ilíacos (arterias) que van hacia la pierna derecha del receptor, y el riñón se une a los vasos iliacos de la pierna izquierda. En primer lugar se implantó el páncreas, luego el riñón”, afirmó Valenzuela.

Una vez en terapia intensiva, el hombre intervenido tuvo una evolución favorable. A las 16 horas se liberó del respirador y al tercer día comenzó con la alimentación por boca. Finalmente, fue dado de alta a los 10 días de la intervención.

“Los médicos y responsables de los programas, destacamos la actitud y el compromiso de todo el hospital, desde quien lleva la comida, el personal de enfermería, hemoterapia, laboratorio, UTI, todos colaboraron”, destacó Valenzuela.