39406

Total desacuerdo con la propuesta de trasladar los restos del Cura Brochero

Compartir

RELIGIÓN (Córdoba – AICA). El arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos José Ñáñez, expresó su total desacuerdo a la propuesta de trasladar los restos de San José Gabriel del Rosario Brochero a la ciudad cordobesa de Villa Santa Rosa, cuna del cura gaucho. El prelado sumó su voz a la de otros obispos de la región que rechazan la iniciativa del municipio cordobés.


El arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos José Ñáñez, expresó su total desacuerdo a la propuesta de trasladar los restos de San José Gabriel del Rosario Brochero a la ciudad cordobesa de Villa Santa Rosa, cuna del cura gaucho.

“Es clarísima la voluntad de San José Gabriel de quedarse definitivamente en la Villa del Tránsito, hoy Villa Cura Brochero. Nos toca a nosotros respetar su íntimo deseo: ‘he podido pispear que viviré siempre en el corazón de la zona occidental, puesto que la vida de los muertos está en el recuerdo de los vivos’”, recordó en un comunicado

El prelado cordobés sumó su voz al desacuerdo general con la decisión de trasladar los restos del santo, expresado por monseñor Santiago Olivera, obispo castrense y antiguo obispo de Cruz del Eje; el vicario judicial del Tribunal Interdiocesano de Córdoba, padre Dante Simón SDB, y la diócesis de Cruz del Eje.

“Como arzobispo de Córdoba, y como miembro de la familia del santo Cura Brochero, quiero expresar mi total desacuerdo con dicha propuesta”, subrayó.

El Concejo Municipal de la localidad cordobesa de Villa Santa Rosa del Río Primero aprobó una ordenanza por unanimidad en la que solicita el traslado hacia su localidad de los restos del Santo Cura Brochero. El motivo, según los ediles, sería respetar la voluntad del santo.

Al respecto, monseñor Olivera expresó: “La voluntad de Brochero, sin lugar a dudas, ha sido quedarse allí (en Villa Cura Brochero), como semilla en la tierra donde está su obra”.

El prelado, quien fue obispo de la diócesis de Cruz del Eje y uno de los impulsores de su beatificación y canonización, afirmó que la historia “no es de ahora”.