Basurales a cielo abierto, un problema sin solución

Compartir

AMBIENTE. Parece imposible ordenar la disposición de basura en la ciudad. Si bien en reiteradas oportunidades se ha denunciado sobre pequeños basurales en distintos espacios verdes de Arroyito, desde el municipio reconocen que aún no pueden evitar que los mismos vecinos viertan residuos en la vía pública.

El problema se observa principalmente en B° Arcor, en Parque Romero, en calles adyacentes al balneario municipal, entre otros.

La generación de residuos es uno de los problemas más serios que tiene Arroyito que resalta una verdadera falta de conciencia ambiental, solo basta transitar por cualquier calle, plaza o espacio público donde no faltará la basura como parte del paisaje.

Los escombros, residuos domiciliarios, botellas de plástico, aerosoles y residuos de limpieza de parques y jardines, entre otros, son protagonistas de una problemática difícil de resolver.

Estos basurales se replican en distintos sectores de la ciudad, son un constante foco de contaminación y riesgo sanitario ya que, además de entorpecer la belleza de los espacios, son arrojados sin ningún control.

Es común observar, en distintas horas del día, personas que se desprenden de sus desperdicios , disponiéndolos entre la vegetación del lugar o a orillas del camino.

Muchos vecinos observan a quienes realizan esta práctica pero, por temor, no se animan a denunciarlos. Tampoco se aplican sanciones por parte del municipio, tal cual lo indican las ordenanzas.

Todos coincidimos en que la basura es un problema que afecta a todos los vecinos. De allí que los actores que intervienen en la gestión de los residuos están obligados a tomar conciencia y promover el manejo responsable en la sociedad, aportando desde su lugar de trabajador público la colaboración necesaria para revertir una situación que hasta hoy parece no tener control.